Participación y Diálogo en la educación II

Como decíamos en la primera parte de este artículo, el derecho a participar en la sociedad es como la conquista del resto de los derechos a lo largo de la historia, hay que ganárselo, es una lucha. Pero, si como hemos dicho es posible una gestión participativa y un control democrático de los centros escolares, esta debe materializarse en tres niveles.

El primer nivel es la relación padres-educadores, que debe ser muy fructífera y hay una excelente oportunidad de materializarlo a través del tutor o tutores. No hay que esperar a que el alumno/a tenga necesidades educativas especiales o que haya agotado todos sus recursos didácticos antes de empezar el diálogo padres/madres y profesores/as para solicitar o dar orientaciones y hacer un seguimiento más cercano. Más

Anuncios

Particupación y diálogo en la educación I

El derecho a participar en la sociedad es como la conquista del resto de los derechos a lo largo de la historia, hay que ganárselo, es una lucha que no finaliza cuando se ve publicado en un boletín oficial, este es solo el primer paso de los muchos que son necesarios para que sea asumido por todos como lo que es la participación en la educación, un derecho y una obligación de todos.

Las consultas a la sociedad y a sus interlocutores, por parte de los distintos gobiernos, cuando han existido y se han planteado como tales, a la hora de afrontar cambios o nuevas leyes en educación, no han pasado del puro cumplimiento formal con un requisito democrático, salvo a partir de la LOGSE.

Pero la cosa no mejora en otras instancias, el dialogo sindicatos profesionales y asociaciones de padres es como máximo simbólico y si no referimos al diálogo padres/profesores o profesorado/alumnado/padres la realidad general no mueve al optimismo. Más